Author: namat

El circo patriótico

Cataluña, creadora de artistas, ha sido siempre defensora de la libertad y derechos de las personas. El carácter catalán (me remito a los archivos) “es realista, práctico, sensato, comprensivo, intuitivo, genialoide, y con un gran sentido común en sus actividades diarias, pero también llega a ser, en determinadas ocasiones, idealista en exceso, excéntrico sin remedio, capaz de apostarlo todo a cara o cruz, buscando ser grande y sufriendo de ser un país pequeño”. La Historia es una espina clavada en una buena parte de los catalanes. De ahí que sus políticos se sientan cargados de una misión excelsa -salvar el pueblo catalán-, forjada, en muchos casos, por un sentimiento colectivo y contagioso que deriva, como ahora, y por parte de un sector minoritario del gobierno, en un nacionalismo excluyente que cree tener en su país a un gran enemigo hereditario, al punto de no poder seguir viviendo ni existiendo sin este enemigo en casa, real o imaginario.

Leer en http://elpais.com/diario/2007/10/16/opinion/1192485612_850215.html


Doris Lessing Premio Nobel

Opiniones sobre la autora premiada.  Otra escritora politicamente incorrecta. El cuaderno dorado es su mejor libro?

Mis felicitaciones a la Academia por su afán de apoyar el feminismo.


COLOMBIA Y EL MONSTRUO. Nuria Amat.

Algo se está moviendo en América Latina. He conocido sus países, pueblos y ciudades desde muy joven, cuando el azar decidió por mi que Colombia formase parte de mi vida personal y literaria. He viajado a Bogotá invitada por la Feria Internacional del Libro. Salí de allí, de regreso a España, el día antes de que las FARC asesinaran a dos hombres de bien: Guillermo Gaviria, gobernador de Antioquia, y Gilberto Echeverri, ex ministro, secuestrados por la guerrilla. Esa misma noche cené en Barcelona con Carlos Fuentes, interesado en escuchar la visión real de mi experiencia bogotana. Susan Sontag estuvo allá, presencié junto con gran parte de la sociedad civil colombiana su condenatoria a la represión y fusilamientos en Cuba y, de paso, también a Gabriel García Márquez.

Read more


KAFKA EN FRANCFORT. Nuria Amat.

Pocas cosas estimulan más a un buen escritor que ser cuestionado, ignorado o repudiado en su país de origen. A veces pienso que el exilio, el monasterio, el calabozo o el desierto se inventaron para que los escritores pudieran defenderse de las maniobras y corruptelas de políticas sociales, literarias o lingüísticas. Franz Kafka, nacido en Praga, que hablaba y escribía checo en la intimidad, y había elegido el idioma alemán como lengua literaria, ¿era, entonces, un escritor checo, o bien un escritor alemán? Un hombre con la identidad dividida, como tantos escritores del actual mapa literario. Su peculiar y asfixiante mundo íntimo fue totalmente checo en contraposición al lenguaje novelesco alemán, idioma cuya claridad de pensamiento y rigor narrativo seducía a Kafka. Y, por supuesto, Kafka era además judío, y, también entonces, en Praga, un judío-checo de expresión alemana estaba doblemente aislado, era un judío entre los alemanes y un alemán entre los checos.

Leer íntegro  en El País, 16 de octubre de 2006


W.G. SEBALD: UN ENCUENTRO

Norwich es una pequeña ciudad situada en uno de los rincones más apartados de la geografía inglesa. En el mapa de esta isla británica se puede distinguir su punto negro lindante al mar, no lejos de donde solía refugiar su intimidad el duque de Windsor, desertor por bloggar amor de la grave y sonada realeza. Se dice de wholesale nfl jerseys Norwich que es una de las pocas ciudades típicamente inglesas que todavía wholesale mlb jerseys existen. Sus habitantes cuidan de sus casas y jardines con un esmero casi exagerado. En verano, British el blanco extremado de los muros contrasta con los arriates y cestos de flores variopintas que se desparraman por todo el escenario urbano convirtiendo cada casa en el escaparate de una floristeria. Un río también florido navega junto a una diminuta estación de cuento. Los taxis, además de observar escrupulosamente la puntualidad inglesa, marcan una tarifa casi ridícula cuando se la compara con el Barcelona resto de las ciudades británicas, especialmente Londres, capital de la libra, de la cual dista unas tres horas en tren o coche. Norwich es una ciudad para jóvenes  ancianos. De restaurentes llenos y Weekend calles vacías, bicicletas e iglesias, con una Universidad y un teatro activos en extremo para lo que se perfila como un quieto y vacío decorado. En esta ciudad colorida en exceso para ser tildada de literaria vive uno de los escritores más reconocidos y secretos: W. G. Sebald. Acceder a Sebald se convierte en una empresa bastante más entretenida que llegar a Norwich pero una vez la visitante consigue estar frente al Congress escritor uno se da cuenta Las de la gran coherencia que existe entre espacio en el que este vive y su hermosa literatura. Sebald ha dedicado gran parte CP de sus páginas a recrear este condado de la Costa Este de Inglaterra tan vacío como bello. Literatura pura como coincidirán conmigo quienes han tenido la oportunidad de disfrutar wholesale nba jerseys las laberínticas y serenas frases de sus libros. Dos títulos tan sólo han sido publicados hasta ahora en nuestra lengua por este escritor tardío, Los emigrados y El anillo de saturnos.

Descargar artículo completo


Las intrusas

Londres. 1917. La ciudad está siendo atacada por aviones alemanes cuando cheap NFL jerseys en la vida de la escritora Virginia Woolf suceden dos acontecimientos que cheap NBA jerseys ocupan igual relevancia en su diario: la amistad con la escritora Katherine Mansfield y cheap NFL jerseys la creación del “1917 Club” formado por Leonard, marido de Virginia, Middleton Murry, el marido de Katherine y otros intelectuales socialistas. Una especie de Barcelona segunda generación Africa de Bloomsbury que la Woolf calificaba maliciosamente cheap nfl jerseys deinframundo puesto que suponía que los hombres y las mujeres que lo formaban eran antes críticos y comentaristas wholesale MLB jerseys que artistas y creadores. Gente más interesada en Dos la and fama que en el arte. Más adicta al poder que al trabajo silencioso de la Kanker palabra.

Leer  íntegro en El País, 3 Febrero 2006